CURIOSIDADES DEL VINO MONTILLA MORILES

 In Noticias

Este mes, desde Bodegas Delgado, nos gustaría mostraros el origen de nuestros vinos, su entorno, sus peculiaridades y curiosidades. Por eso queremos ofreceros esta recopilación de las curiosidades del vino Montilla Moriles.

La Denominación de Origen Montilla Moriles es de sobra conocida en toda España, siendo unos de los mejores vinos del mundo y haciendo de nuestra gastronomía una auténtica delicia.

Los caldos típicos de esta zona se elaboran con diferentes variedades de uva blanca, su crianza se realiza en botas o toneles de roble americano. La transformación se efectúa bajo la crianza del famoso “velo de flor” por el sistema de criaderas y soleras.

Según el tipo de maduración, podemos encontrar una gran variedad de vinos, como son el vino joven, el famoso Fino, el Amontillado, Oloroso y el característico vino dulce Pedro Ximénez.

Las variedades y curiosidades del vino Montilla Moriles son muy interesantes. Aquí os dejamos con algunas de ellas.

 

FINO

Se trata de uno de los mejores vinos de esta denominación, siendo el más popular y característico con diferencia.

Es un vino generoso de color amarillo pálido con delicados tonos verdosos. En nariz podemos encontrar aromas salinos, almendras y levadura con un toque muy seco.

Su sabor es seco y persistente, amargo y suave al mismo tiempo, con tonos salinos. Quizá sea el más seco de su clase.

Su graduación se encuentra  entre los 14 y 15 grados.

 

AMONTILLADO

Es el rey de los vinos generosos. Se trata de un vino joven y seco, siendo muy suave y distinguido.

Del original amarillo pálido del fino pasa a tonos color ámbar u “oro viejo”. 

Con infinitos aromas, resulta mucho más punzante que el fino, por lo que puede llegar a recordar a un Brandy. Destacan los frutos secos, como la almendra y la avellana.

Su sabor en boca  se presenta sabroso y seco, muy persistente y con mucha fuerza, lo que lo convierte en todo un deleite para el catador.

Su graduación se encuentra entre los 16 y los 21 grados.

 

OLOROSO

Se trata del vino con más cuerpo de esta denominación.

Presenta tonos color ámbar o caoba oscuro. En nariz podemos disfrutar de aromas a roble y madera propias de su crianza.

Su sabor es aterciopelado y abocado, resultando enérgico y suave al mismo tiempo.

Su graduación se encuentra entre los 16 y 18 grados aunque a veces puede alcanzar los 20 grados.

 

PEDRO XIMÉNEZ

Es elaborado por la uva del mismo nombre Pedro Ximénez, que le aporta un dulzor natural.

Su color rubí oscuro se consigue soleando, mediante el proceso de pasificación, la uva Pedro Ximénez. Este color aumenta lentamente en las botas, ya que se somete a crianza, pasando a tonos casi azabache.

Se trata de un vino denso, con matices que recuerdan a café, cacao, dátil y pasas. Suave en la boca y nada empalagoso.

En nariz destacan las almendras y las avellanas con toque amargo.

Su graduación alcohólica debe ser superior a los 15 grados.

 

VERMÚ

Su creciente consumo ha impulsado la producción de este vino que también se elabora a partir de la uva Pedro Ximénez.

De color dorado ambarino. En nariz destacan los toques cítricos de naranja.

En boca, el dulzor es moderado, con matices a vainilla, canela y naranja.

Su graduación, al igual que el Pedro Ximénez, debe ser superior a 15 grados.

 

Como podéis ver la variedad de vinos Montilla Moriles resulta muy interesante, prueba de ello es que nuestros vinos tan exquisitos han cruzado fronteras sin límites.

Tras esta recopilación de peculiaridades y curiosidades del vino Montilla Moriles, ¿por dónde empezaríais a disfrutarlos?

Debido a su gran variedad y la gran diferencia entre unos tipos y otros, habrá que probarlos todos ¿no os parece? Por algo se trata de una de las Denominaciones más especiales y peculiares, no solo a nivel nacional, sino internacional.

Recent Posts

Dejar un comentario

0

Start typing and press Enter to search

porno casero - porno petardas
Vermut rojo Delgado